martes, 13 de noviembre de 2007

Yo sólo pido por los demás

Me pedís todos los días un comentario sutil, una sonrisa amable, de perro cordial; un gesto pausado y meditado.



Me pedís versos comprimidos y directos que os resuman sentimientos y os acaricien las espaldas.



Me pedías tangos y tientos, truenos y cuentos que iluminen los andares de mentes esparcidas.



Me pedís consejo y pienso y os lo doy. Me pedís pesares y os los cedo cuando puedo.



Me pedís algo que no tengo pero, si puedo, lo fabrico y os lo invento.






1 comentario:

Ana dijo...

Inventa una sonrisa para mi, si'l vous plaît...