jueves, 27 de marzo de 2008

La misa y el general


Yo que vengo de la copa y la espada,
de la mierda y el sostén,
de tanto ganado con miradas,
de batallas sin lucifer.


De las buenas sonrisas ensayadas,
de lo falso y de lo cortés,
del poeta con la estrofa manchada
y del naufrago de la muerte por sed.


Ceremonia silbada y coreada,
nuevas voces entre tanto buen cortés,
es problema de las mentes no encendidas,
es problema conformarse con perder.





1 comentario:

Sr. Sandía dijo...

Caramba, si es por lo que yo creo, tardaste muy poco en ponerlo en verso...